¿A qué llamamos Palmeras?

Cómo reconocer palmeras.

Las palmeras son fáciles de reconocer aunque se hallen a gran distancia del observador y éste no sea un experto.

Uno o varios troncos esbeltos acabados en un penacho de hojas ligeras y alargadas, pero… ¿todas las plantas que cumplen estas características son palmeras?

En regiones tropicales o subtropicales, así como en países de climas templados y soleados, resulta habitual contemplar, en estado natural o incorporadas a jardines y zonas verdes ornamentales, a esas llamativas plantas que, genéricamente y de un modo cotidiano, identificamos como palmeras. En realidad, a este amplio grupo pertenecen especies vegetales tan dispares y diferentes como los helechos, las drácenas o las cycas, que, sin embargo, no son verdaderas palmeras desde el punto de vista botánico, aunque tengan un aspecto muy similar y compartan en su lugar de origen ambientes y climas exactamente iguales.

Todas presentan troncos cilíndricos y de contorno uniforme, que crecen y se forman a partir del endurecimiento de la base de las hojas que se van desprendiendo por vejez del penacho apical. Respecto a la clase de hojas que poseen, es posible encontrar únicamente dos tipos muy característicos:

Palmadas, con apariencia de palma de mano.

Pinnadas, hojas compuestas por numerosos y puntiagudos fragmentos distribuidos a ambos lados de largos peciolos, la típica forma de pluma de ave.

Otra coincidencia importante es el hábitat en el que se desarrollan, los climas tropicales y subtropicales, a pesar de que también pueden sobrevivir en climas algo más caluroso, amparados por la influencia del mar y con inviernos nunca muy fríos. Algunas llegan a ser tan delicadas que sólo admiten su introducción en nuestras latitudes como plantas de interior, en lugares donde las temperaturas se mantienen muy estables a lo largo del año y cuentan con una protección adecuada.

En cualquier caso, todas ellas siempre llamarán la atención por su aspecto exótico y lustroso, ligado a los rayos de sol y con una considerable capacidad para evocar atmósferas repletas de calma y sensualidad, como paradisiacas playas, o frondosos oasis ubicados en áridas y misteriosas zonas desérticas.

Para conseguir diferencia con facilidad cada uno de los grupos a los que se ha hecho referencia, es importante no olvidar algunos detalles de su morfología, que resultan inequívocos, para su rápida y fácil identificación, especialmente las flores.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies para su correcto funcionamiento.   
Privacidad