Archivo de la Categoría “Plantas”

Plantas que purifican el aire

La primera vez que oí que las tuberías de plomo, por las que pasa el agua que bebemos, eran pejudiciales para la salud me dije a mi mismo que no éramos conscientes de la cantidad de elementos dañinos que tenemos en nuestros hogares, no sé si fue antes o después cuando también informaron que el amianto era aún más peligroso.

Este verano refréscate con plantas

Esta semana te traemos el frescor más económico que puedas imaginar, no se trata de un ventilador ni de un aparato de aire acondicionado sino de las plantas que tenemos en nuestro hogar, y si no tienes plantas espero que esta lectura te anime a aficionarte a las flores y plantas.

Las plantas refrescan los patios o los balcones simplemente y por el mero hecho de hacer sombra allí donde las coloques, evidentemente cuanto más grande sean más sombra nos proporcionará.

Planta Cinta

Herbácea vivaz estolonifera de raíces carnosas, que forma una mata compacta, de parte grácil.

Origen: Sudáfrica. La cinta fue introducida en Europa en siglo XIX.

Hojas: largas, encintadas, arqueadas, de color verde pálido con bandas blanco cremoso o amarillas.

Algunas razones por las que regalar plantas naturales

Cuando se acerca un aniversario, una celebración o un momento especial para alguien, instintivamente pensamos en qué regalarle. Hoy en día, cuando más desaforado se ha vuelto el mercado de consumo, especialmente a nivel digital, se hace necesario, más que nunca, apostar por los regalos de toda la vida como pueden ser plantas naturales.

Las flores más venenosas del mundo

AzaleaPues sí, queridas amigas y amigos, las flores no son sólo belleza y buen gusto. Tras su espectacular manto de hermosura ocultan armas perjudiciales en forma de venenos, toxinas o alérgenos, agentes que pueden ser letales para cualquier ser humano.

En este artículo, os hablaremos de las flores más venenosas del mundo, muchas de ellas utilizadas en el día a día como figura ornamental. Pero hay que ser precavidos: el ser bonitas no las hace inofensivas. De hecho, las flores más vistosas suelen ser, paradójicamente, las más mortíferas.