¿Conoces la importancia real que tienen las abejas?

Posiblemente, sin las abejas se pondría en seria duda nuestra existencia, de ahí que le demos tanta importancia a la disminución de esta especie ya que si llegaran a desaparecer, podríamos desparecer también los humanos.

Las flores son indispensables para la supervivencia de las abejas ya que las necesitan como alimento, pero la naturaleza necesita indiscutiblemente el maravilloso trabajo de polinización que estas realizan. Sin esta labor no sería posible la formación de los frutos y la multiplicación de las especies a través de las semillas.

La tarea de polinización es realizada por diferentes especies de insectos, pero el 90% pertenece a las abejas. Son las más importantes ya que resisten el duro invierno y se preparan para realizar su cometido al llegar la primavera. Otras especies de insectos polinizadores mueren al llegar el frío.

Las abejas recogen el néctar de las flores y las pasan de unas a otras consiguiendo así la polinización de una manera eficaz. Estas tienen unos pelillos en las patas y abdomen que le permiten transportarlo con facilidad.

Parece increíble, pero las flores se han ido adaptando con el paso de los años para facilitar el trabajo de las abejas. Desarrollan flores de gran tamaño y de colores vivos para llamar la atención de estas y además han ido adaptándose con formas diferentes para facilitar el acceso a los insectos, un ejemplo muy claro lo tenemos en las flores de orquídea.

En algunos países el número de abejas ha disminuido entre un 20 y un 30%, pero lo alarmante es que en algunos lugares ha llegado ya al 70%.

Las causas reales pueden ser un cúmulo de circunstancias como la utilización de productos químicos que se utilizan en las cosechas, el cambio climático, enfermedades que afectan directamente a esta especie, incluso se está estudiando que llegue a afectarle muy negativamente el uso de las antenas telefónicas ya que pueden llegar a desorientarles.

En definitiva, parece que los humanos estamos detrás de la mayoría de estas causas y que la solución a este problema está en nuestras manos.

¿Crees que podríamos hacer algo más?

¿Te gusta este artículo? compártelo:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies para su correcto funcionamiento.   
Privacidad