El origen de los ramos de flores

Hoy en día es muy habitual regalar ramos de flores en ocasiones especiales, con motivo de citas puntuales o como símbolo de amor, amistad y agradecimiento pero, ¿en qué momento empezó a ser usual regalar ramos de flores? ¿cuál es el origen de hacer este colorido presente con un conjunto de flores silvestres a modo de ramo? Este es el origen de los ramos de flores.

Los ramos de flores son tan antiguos como la humanidad misma. No se encuentra exactamente documentado el momento en el que surgieron los ramos de flores independientemente de su objetivo o finalidad pero se han encontrado numerosas muestras de que los ramos de flores han sido una de las pocas cosas que han cambiado con el paso del tiempo. Llevan millones de años entre nosotros.

Como es obvio sí que ha cambiado lo que la estética de los ramos de flores se refiere. Cada vez ha mejorado más y más la presentación, se ha ido definiendo el significado según el color de las flores, el número de flores idóneas en cada ramo a modo protocolario pero lo que es regalar un ramo de flores es antiquísimo. El origen de los ramos de flores se encuentra, incluso, en el origen del hombre y en el culto de éste a los dioses y como plegaria a las fuerzas de la naturaleza.

Ramos de flores

Los ramos de flores por su colorido eran vistos como un buen presente para adular y tener contentos a los dioses. En las culturas primitivas apenas se tenían bienes y uno de los más a mano y fáciles de conseguir sin tener que desprenderse de una de las posesiones más preciadas y necesarias para la supervivencia era regalar flores. Las flores se convirtieron en las principales protagonistas en altares y rituales. Y además d de todo tipo, como petición a los dioses, como agradecimiento a estos o a las fuerzas del bien y del mal, incluso a la propia naturaleza y también para honrar a los muertos.

Es difícil dar esta afirmación como cierta pero posiblemente regalar un ramo de flores sea uno de los regalos más antiguos del mundo. El origen del ramo de flores se encuentra precisamente en este sentido, más que un regalo privado o de persona a persona como lo entendemos actualmente, era un regalo empírico, religioso, ritual… y que poco a poco en el avance lógico de la civilización fue manteniéndose con el tiempo y transformándose como un objeto más de decoración o como elemento principal en fiestas y ceremonias, sin perder por ello su significado primitivo.

Con el paso del tiempo, regalar un ramo de flores fue convirtiéndose en un regalo de todos los estamentos sociales, en decenas de manifestaciones de ocio, sentimentales y festivas más allá de su origen, el ramo de flores como algo meramente espiritual por las primeras civilizaciones.

 

SOBRE EL AUTOR
Juan Pascual Azorín Martínez
Dpto. Contenidos / RegalarFlores.net

Escribe un comentario

Tu e-mail no será publicado. Los campos marcados con un asterisco son obligatorios.

No hay comentarios

Artículos Relacionados