La arcilla, terapia para las personas y también para las plantas.

Además de ser muy buena para la piel de las personas, la arcilla se puede utilizar para prevenir plagas y enfermedades en nuestras plantas.

Se puede frotar perfectamente por las hojas y rociarlas un poco para que quede adherida a ellas, de este modo durará más tiempo.

Es bien sabido que la arcilla contiene minerales, es muy valiosa para absorber toxinas, alivia el dolor y es refrescante, cicatrizante, antiséptica, bactericida y además antiinflamatoria.

Por todas estas propiedades beneficiosas la arcilla se utiliza como terapia para combatir bastantes patologías.

Las plantas son seres vivos, por eso, hay muchos trucos que se pueden utilizar con las plantas de forma parecida a como se utilizan con las personas. Este es un ejemplo muy claro, la terapia con barro que utilizan muchas personas se puede aplicar también a las plantas, aprovechándose estas de los mismos beneficios y mejorar así su calidad de vida.

Destacar que solo con esto no es suficiente. Por supuesto, al igual que con las personas es necesario acompañar con una dieta sana la terapia de barro para potenciar su efecto, con las plantas hay que hacer lo mismo, darle los cuidados necesarios en cuanto a luz, agua, abono, etc.  De esta forma, estarán sanas y crecerán en perfectas condiciones.

En próximas noticias veremos algunos trucos más que utilizan las personas y se pueden aplicar también a las flores y las plantas.

¿Te gusta este artículo? compártelo:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies para su correcto funcionamiento.   
Privacidad