Planta Cinta

Herbácea vivaz estolonifera de raíces carnosas, que forma una mata compacta, de parte grácil.

Origen: Sudáfrica. La cinta fue introducida en Europa en siglo XIX.

Hojas: largas, encintadas, arqueadas, de color verde pálido con bandas blanco cremoso o amarillas.

Planta cintaFlores: Blancas, en forma de estrellitas, que aparecen en el extremo de largos estolones amarillentos.

Luz: La cinta tolera vivir en una habitación sin sol. Pero se vuelve más frondosa  y con colores más intensossi se encuentra  expuesta a la luz directa.

Sustrato: Sustrato para trasplante mezclado a partes iguales con una buena tierra de jardín.

Abono: La cinta es menos glotona que la mayoría de las otras plantas. Una dosis de abono líquido diluido en una gran regadera basta para cada riego, desde mayo hasta septiembre.

Humedad ambiental: Aunque tolera la atmósfera seca del hogar, la cinta aprecia una ducha mensual con agua tibia (25º C ), de forma que sus hojas queden perfectamente limpias.

Riego: Una vez a la semana en invierno; cada tres días en verano. Cuidado, las raíces carnosas almacenan el agua y  padecen por un exceso de riego que las lleva a pudrirse rápidamente.

Trasplante: En primavera, cuando las raíces comienzan a aparecer en la base de la maceta.

Exigencias especiales: El chlorophytum se desarrolla bien colgado en un lugar en el que no existan corrientes de aire.

Tamaño: Una planta en plena madurez puede alcanzar unos 50cm de diámetro y de altura.

Multiplicación: Fácil; por trasplante de las rosetas que nacen en el extremo de los estolones.

Longevidad: Más de 10 años.

Plagas y enfermedades: Arañas rojas, cochinillas y pulgones

Especies y variedades: Chlorophytum undulatum, se distingue por sus hojas rígidas y rugosas.

Consejo: Durante el cuidado de esta planta, no aplique abrillantador sobre las hojas para evitar que sufran quemaduras.

Para saber más: Es una planta de origen tropical con unos cuidados muy sencillos y gran longevidad; como dato curioso, se trata de una planta que purifica el aire del hogar, según un estudio de la NASA, por lo que este hecho sumado a su gran belleza y elegancia la convierten en un must have en tu casa, o en otras palabras, que la tienes que tener sí o sí. Es fácil de cuidar y mantener, ya que soporta pequeñas heladas, y climas cálidos. No morirá si nos olvidamos de regarla porque sus raíces carnosas almacenan el agua para soportar sequías, aunque la planta afeará. También debemos tener cuidado con la exposición directa a la luz solar, ya que podría quemar las hojas y provocarle manchas, lo ideal sería un lugar del que tuviera exposición semidirecta, y sombra al mediodía. Crece muy rápido, se reproduce también muy rápido y podría convertirse en una planta invasora por esta razón, por lo que habría que podarla si no se quiere que la planta cinta crezca; de otro modo, se puede utilizar como planta tapizante y dar un toque especial a su jardín. No se lo piense más.

Aventúrate en el mundo de las plantas con esta gran adquisición exótica.

Escribe un comentario

Tu e-mail no será publicado. Los campos marcados con un asterisco son obligatorios.

No hay comentarios

Artículos Relacionados