¿Sabías donde florecieron las primeras Dalias europeas?

En Madrid, concretamente en el Jardín Botánico, en el año 1780.
Esta flor es originaria de México, Guatemala y Centroamérica en general, pero actualmente el país que más produce es Holanda. Es la flor elegida para los jardines más refinados de Europa por ser una flor grande y bella. Es una de las plantas ornamentales que ofrecen más tamaños, formas y colores para elegir.

El nombre se lo puso un español, el director del Real Jardín Botánico de Madrid, Antonio José Cavanilles, en honor al botánico sueco Andreas Dahl.
Estas flores se utilizan mucho como flor de corte, para arreglos florales de uso religioso. Como decíamos antes se utiliza en jardines para macizos y macetas. Aparte tiene aplicaciones medicinales, sus raíces tienen propiedades antibióticas, son diuréticas, antiespasmódica, antitusiva y febrífuga, como infusión es un analgésico y sus hojas curan las calenturas.

Si quieres cultivarla tendrás que tener en cuenta que necesita un suelo neutro, permeable y muy bien drenado. Planta las semillas o la raíz en un terreno a pleno sol, échale  abono químico pero que no sea rico en nitrógeno.

Utilizando términos botánicos es una herbácea perenne de entre 30 cm y más de 1 metro de altura, con tallos rojizos y erectos.  Sus hojas son triangulares y dentadas.  Sus flores pueden ser solitarias o reunidas en grupos reducidos de 2 o 3 . Actualmente se cultivan en mayor cantidad  las que son dobles y de gran tamaño.

¿Te gusta este artículo? compártelo:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies para su correcto funcionamiento.   
Privacidad