Lo que más regalamos en San Valentín son sentimientos

Mucho se habla de los regalos más populares en San Valentín, pero sin embargo se habla muy poco de lo que realmente regalamos y porque lo hacemos. Es muy fácil caer en lo típico de decir que regalamos aquello que querríamos que nos regalaran a nosotros. Pero, ¿Qué es lo que realmente buscamos? ¿Buscamos algo concreto? ¿Tiene algo que ver con nuestro apego a esa persona de forma directa o tiene algo más detrás?

Todas estas preguntas no tienen una fácil respuesta, ya que San Valentín tiene un origen principalmente comercial y a nivel cultural. Cada uno tiene una forma de verlo, para algunos es simplemente una excusa más para consumir, para otros es un día especial en el que demostrarle a su pareja a otro nivel lo que sienten por ellos. Nosotros vamos a dar una respuesta personal y directa, bajo nuestra humilde experiencia en el campo del amor y el romance.

No sabemos realmente si esta opinión os representará de algún modo, ni lo podemos saber, pero recordad que cada uno lo ve de una manera y ninguna está mejor que otra. Simplemente son maneras de ver la festividad igual de válidas que el resto o la nuestra e igual discutibles a muchos niveles. Nosotros no tenemos la verdad absoluta ni tampoco tenemos la razón, es nuestra manera de verlo e interpretarlo.

San Valentín

¿Qué es lo que realmente buscamos con nuestros regalos de San Valentín?

Normalmente las personas lo que buscamos cuando hacemos regalos de San Valentín es ofrecerle a nuestra pareja algo distinto de lo habitual, no tienen porqué ser flores, cada persona regala lo que opina que es conveniente. No existen regalos mejores o peores que otros, existen algunos que son sustancialmente más atractivos para ciertas cosas, pero depende exclusivamente de nuestra valoración subjetiva.

Desde aquí pensamos que la satisfacción de ver a tu pareja feliz por algo que has hecho es realmente lo que queremos, que se sienta bien y orgulloso/a de lo que hemos regalado y nos agradezca lo que hemos hecho de alguna manera , aveces incluso nos vale con un gracias, hay parejas que prefieren turnarse y un año regala uno y al siguiente regala la otra persona, cada uno se apaña como puede y depende exclusivamente de los gustos de ambos o preferencias.

¿Buscamos algo concreto?

Realmente no, no buscamos nada en concreto la mayoría de las veces. A menos que nuestra pareja nos lo dejara caer o supieramos que lo que le vamos a regalar le guste si o sí. Este en cierto sentido es un pensamiento ingenuo ya que si nuestra pareja nos valora no le importará lo que le demos. Al final lo importante es el detalle, es acordarse de que es un día de disfrute mutuo y exclusivo para solamente los dos, sin molestias ni externos, eso es lo ideal. Aunque muchas veces por circunstancias inevitables no se puede hacer, en ese caso lo lógico es que tu pareja lo entienda y no pase nada.

¿Tiene algo que ver con nuestro apego hacia esa persona de forma directa, o tiene algo más detrás?

Si bien los regalos que hacemos están intrínsecamente relacionados con nuestro cariño hacia la pareja , no es el único motivo por el que regalamos por sorprendente que parezca. Las campañas de marketing hacen mucho, y crean en nosotros una necesidad de comprarle algo en San Valentín, se podría decir que al final son lo que verdaderamente hay detrás y nos lleva a hacer la compra. También es cierto que estas campañas no son efectivas si la persona no es muy dada a hacer regalos o no es receptiva a recibir este tipo de campañas.

Al final, lo que importa, es regalar sentimientos.

Escribe un comentario

Tu e-mail no será publicado. Los campos marcados con un asterisco son obligatorios.

No hay comentarios

Artículos Relacionados