Plantas de interior con flores: da color a tu hogar

A la hora de regalar flores, casi siempre se tienen en cuenta los ramos, como rosas, tulipanes, margaritas o lirios, y pocas veces se prefieren plantas florecientes, una particularidad del reino vegetal que puede ser igual de llamativa.

De esta forma, en la flora, existen multitud de variedades de plantas que más tarde o más temprano, desarrollan sus propias flores: grandes, resplandecientes, duraderas y preciosas. Dado que las plantas requieren menos cuidados específicos que un ramo de flores y duran mucho más tiempo, son una opción perfecta para engalanar los espacios hogareños.
Una casa decorada con plantas de interior con flor aportará optimismo, elegancia y bienestar. En este artículo, RegalarFlores.net te presentará las mejores especies vegetales de esta categoría, para que puedas hacer de estas plantas los nuevos inquilinos de tu vivienda.

Plantas en casa

¿Por qué elegir plantas de interior con flor?

Macetas y jarrones pueden dar vida a ese aburrido rincón de la salita, rejuvenecer la barandilla de una terraza ya entrada en años o transformar en un edén el patio interior del edificio. Aunque con rosas, claveles y ramos similares se podrá lograr el mismo efecto, no será tan duradero como con las plantas de interior con flor. Por eso, si estás pensando en remodelar tu hogar con las maravillas de la flora, no lo dudes: decántate por las plantas de interior con flor.

Además, éstas se acostumbran rápidamente a los entornos cerrados, y pese a que requieren unos niveles básicos de luz y agua, sólo necesitarán unos cuidados mínimos para mantenerse vigorosas. Siguiendo estas pautas, las plantas de interior podrán perdurar muchísimo tiempo. Verlas florecer año tras año será la recompensa para tanto esfuerzo.

A continuación, te presentamos algunas de las plantas florecientes de interior más interesantes del mercado.

Las azaleas, la vistosidad al poder

Las azaleas son un género arbustivo del que nacen numerosas floraciones terminales de gran tamaño y, además, en variados y vivos colores. Las tonalidades de las azaleas van desde el rojo y el amarillo, hasta el púrpura y el blanco.

Aunque las azaleas son una planta de exterior, también podrán florecer en cualquier habitación de interior, siempre que no haya un exceso de humedad ni incida directa y prolongadamente el sol.

Las azaleas florecen a fines del invierno y a principios de la primavera, pudiendo superar los cincuenta centímetros de altura. Una cifra a tener en cuenta a la hora de seleccionar una maceta apropiada para ella.

Las gardenias, las reinas de la casa

Las gardenias son una de las plantas de interior más atractivas que se pueden encontrar. Su belleza viene supeditada a la sucesión de flores grandes y carnosas que desprenden sus tallos. Tienen cierta similitud con las rosas, y además, no tienen nada que envidiarlas.

Sin embargo, requieren algunos cuidados: no necesitan mucho riego ni mucha luz, pero sí un ambiente húmedo propicio. Siguiendo estas recomendaciones, las gardenias florecerán exuberantemente. Sus flores blancas podrán alcanzar los diez centímetros de diámetro, desprendiendo una fragancia muy agradable.

Guzmanias, un brote de color

Las guzmanias son algo frágiles porque no toleran los climas fríos. Pero salvo eso, no necesitan muchas más consideraciones, siempre y cuando dispongan de un ambiente húmedo y un riego constante. Y mejor si se emplea agua de lluvia.

En cualquier caso, las guzmanias son una planta ornamental muy duradera que dará ese color indispensable al hogar. Al ubicarla en un lugar cálido, desprenderá sus ricas inflorescencias en matices como el rojo o el naranja.

La Flor de Pascua, adornando la Navidad

La Flor de Pascua, también conocida como poinsetia, es una planta típica del periodo navideño, debido principalmente a que florece en invierno. Es una de las plantas de interior más comercializadas en esta época, y su belleza queda culminada por unas enormes flores rojas que germinan entre tallos y hojas de un verde intenso.

Además, cuidar de una flor de pascua no es especialmente difícil. Basta con que reciba la suficiente luz y que el ambiente en el que se encuentre sea lo bastantemente húmedo. En climas secos, esta planta de interior sufre demasiado, lo cual se puede contrarrestar con un riego moderado y colocando la maceta en un cuenco con agua.

Otras posibilidades

En el reino vegetal existen otras tantas plantas de interior con flor, si bien no suelen ser tan populares como las anteriores. No obstante, siempre resultan una alternativa ideal bien para regalar a un ser querido o para engalanar nuestra propia vivienda.

Una excelente elección es la azucena africana, puesto que requiere escasos cuidados y se puede encontrar en una amplia gama de colores como el azul, el blanco o el morado. También muy interesante es la jacobina, una planta oriunda de Brasil idónea para invernaderos, aunque también puede adornar un rincón de la casa bastante espacioso, ya que puede superar el metro de altura.

Por su parte, las columneas son propias de América tropical. Sus inflorescencias crecen en forma de cascadas a lo largo de sus tallos caídos. Por ello, son muy ornamentales si se dejan colgadas de marcos o ventanas.

Las orquídeas son quizá una de las plantas con flor más reconocidas y exóticas del mercado. Sin embargo, para que sobreviva en el interior de una casa, no hay que desmerecer unos cuidados constantes, aunque no por ello complicados.

¿Cuánto tiempo te dura una planta?

Las plantas de interior deben tener un mantenimiento mínimo para que crezcan fuertes y saludables. Tener un conocimiento básico de las plantas te ayudará a cuidar las que tienes en tu casa y a disfrutar de ellas más tiempo.

Plantas de interior con flores

Para ello te recomendamos que tengas en cuenta estos cuatro puntos:

Abonar la planta: las plantas en su hábitat consumen una serie de nutrientes que les proporciona el mismo suelo, pero al trasplantarse a una maceta, como nosotros quienes le tenemos que proporcionar un abono con nutrientes orgánicos o inorgánicos. Los orgánicos son de acción más lenta pero más duradera.

Regar la planta: es importante que el agua llegue directamente a las raíces y no sólo humedezca la superficie de la tierra. Te recomendamos que llenes la jardinera con agua hasta el borde de ésta y dejes que penetre bien; el exceso se escurrirá por los orificios inferiores de la maceta. La frecuencia del riego depende del tipo de planta.

Podar la planta: este proceso es simplemente mantener a las plantas libres de plagas y enfermedades. Además hay que quitarle los tallos muertos, dañados o enfermos, así como las hojas y flores secas o marchitas. En cualquiera de los casos anteriores, la poda consiste en eliminar secciones de la planta con unas tijeras para provocar que las yemas bajen y se desarrollen y crezcan bien.

El estacado: para evitar que una planta pueda torcerse por el peso de la flor da propia hoja se usa la técnica de estacado. Consiste en apoyar el tallo en una estaca, de manera que crezca apoyándose en ésta, pero las estacas deben permanecer ocultas si puede ser para no romper la armonía del arreglo.

Atrévete con las plantas de interior con flores

En definitiva, son muchas las especies de plantas ornamentales con flor que pueden decorar el interior de una vivienda. Lograr este efecto solo es posible cuidando y mimando estos géneros vegetales, los cuales, una vez florecidos pueden eclipsar a muchos ramos de rosas, margaritas o jazmines.

Esperamos que hayas disfrutado con esta colección de plantas de interior con flor, y si estás pensando en comprar una, sea para regalar o para aprovecharte tú mismo de sus encantos, no pierdas la oportunidad de visitar nuestra sección de plantas de RegalarFlores.net. Seguro que en nuestro catálogo hallarás lo que buscas. ¡Anímate!

Escribe un comentario

Tu e-mail no será publicado. Los campos marcados con un asterisco son obligatorios.

No hay comentarios

Artículos Relacionados