El protocolo de las flores

Antes de encargar flores a domicilio, muchos clientes se preguntan qué es lo que tienen que tener en cuenta a la hora de comprarlas. Colores, especies, formas de entrega y otras preguntas están estrechamente relacionadas con el protocolo de las flores. Y es que, aunque parezca algo sencillo, regalar flores implica una serie de normas y pautas que no pueden pasarse por alto.

Porque la tradición de regalar flores se remonta siglos atrás y con los años se ha instaurado en el mundo occidental un extenso acervo cultural sobre las plantas y los ramos. Tenerlo en cuenta es trascendental antes de obsequiar a tus seres queridos con flores.

La floriografía, un secreto del Romanticismo

Flores para regalar

Las flores desprenden su propio idioma; un concepto victoriano conocido como floriografía. Esta materia describe abstractamente las flores, teniendo en cuenta su color y su género, para encarnar los diferentes sentimientos del ser humano.

Así pues, la floriografía nos permite entender cuál es el simbolismo de determinado ramo de flores; algo imprescindible para no caer en errores protocolarios, que en ocasiones, pueden llegar a ser catastróficos.

De esta forma, es conveniente saber que las flores blancas representan la pureza, por lo que son muy utilizadas en los enlaces nupciales, mientras que las rojas despiertan el amor pasional. Por ello, es común regalar rosas o claveles rojos a la pareja.

El rosa, por su parte, es un matiz que comunica un sentimiento dulce y cándido, muy cercano al aprecio y al agradecimiento. En cuanto al amarillo, representa la amistad y el éxito, pero también la infidelidad, por lo que nunca hay que obsequiar a la pareja con flores amarillas. En el resto de tonalidades, destacan el azul como color de la sabiduría y el verde como el de la esperanza.

En cuanto a los géneros, casi cualquier especie floral se asocia con un significado particular. Las gardenias se vinculan a la felicidad, las margaritas y las acacias a la amistad y las orquídeas al exotismo. Los crisantemos son la flor de los difuntos y las camelias se entrelazan con el amor a distancia. ¡Qué decir que la rosa es la flor del amor!

Y así podríamos seguir enumerando el simbolismo de cada especie, por lo que si necesitas más información te recomendamos leer este artículo sobre el significado de las flores.

No te equivoques con los números

En el protocolo de las flores, tan importante como el género y el color es el número de flores que componen el ramo. Por convención, se regalan flores tanto a hombres como a mujeres, pero es más común regalar una única flor a ellos y un exuberante ramo a ellas.

La cantidad de elementos que compongan el bouquet también es primordial para evitar sentimientos encontrados. Así, si piensas regalar un ramo de rosas a tu pareja, ten en cuenta lo siguiente. Una rosa significa amor a primera vista y un ramo de tres rosas suele regalarse tras cumplir el primer mes de noviazgo. Un ramillete de nueve y diez rosas representan, respectivamente, el amor eterno y el amor perfecto. Un magnífico ramo de nada más y nada menos que cincuenta rosas simboliza una pasión ilimitada. Nunca han de regalarse trece rosas a nuestra pareja, pero sí es correcto hacerlo con familiares y amigos.

Cabe remarcar que el protocolo de las flores correspondiente a la numerología tiene significados diferentes según el país. En Rusia, por ejemplo, no se regalan ramos con números pares, mientras que en Japón un arreglo de cuatro flores está considerado mala suerte. Por ello, si tienes intención de enviar un ramo al extranjero, ten en cuenta primero el protocolo de cada país.

Elecciones en bodas y funerales

Si te has casado, es muy posible que recuerdes las flores de tu boda. Si no, queremos darte algunos consejos sobre el protocolo de las flores durante los enlaces nupciales. El ramo de novia es el protagonista vegetal de este tipo de eventos y conviene que conozcas las medidas protocolarias de dicho elemento.

El ramo debe ser un complemento del ajuar de la novia y, por tanto, mantener las proporciones con el vestuario y la propia mujer. Así, según las medidas de la novia se puede optar por el ramo en domo para dimensiones medias, el ramillete para chicas de poca complexión o estatura o el ramo de presentación para mujeres altas. Las flores seleccionadas pueden ser tan variadas como rosas, margaritas, camelias, amapolas, liliums, orquídeas y un largo etcétera.

El protocolo en las entregas

Tan importante como la compleja elección del tipo y componentes del ramo, es el momento adecuado en el que dar el regalo. Si, por ejemplo, vas a regalar flores por un aniversario debes hacerlo durante el mismo día, especialmente por la mañana, o durante la víspera, nunca antes ni mucho menos después.

En el caso de tener planificado un encuentro con una persona a la que deseas agasajar con flores, puedes enviarle un ramo con al menos dos horas de antelación y siempre acompañado de una dedicatoria.

Si es una cita romántica, puedes entregar el obsequio tú mismo durante el encuentro, pero en dicha coyuntura, el objeto no ha de ser muy luminoso. Naturalmente, también puedes mandar flores con posterioridad a una reunión, en cuyo caso tendrás que añadir al ramo una tarjeta personal de agradecimiento.

El gusto por las flores

Aunque regalar flores sea una forma fantástica de demostrar apego y cariño, no puede pasarse por alto el protocolo de las mismas, para evitar posibles malentendidos. Desde la especie y el color de la flor, hasta el número que componga el ramo y el momento de la entrega, toda variable es importante para no saltarse el protocolo.

Todo instante es adecuado para regalar flores, pero no caigas en la tentación, quizá por pereza, de regalar cualquier cosa. En los funerales se debe optar por las tradicionales coronas de crisantemos, a la pareja hay que agasajarla con rosas o claveles y en los hospitales es más recomendable regalar plantas que ramos. Puedes agasajar con flores tanto en aniversarios como en otras ocasiones, pero siempre demostrando tu interés con una dedicatoria. Un ramo sin un mensaje es un obsequio vacío.

En resumen, esperamos haberte ayudado a conocer el protocolo de las flores, unas reglas de carácter universal que no hay que olvidar. Como siempre, si te has quedado con alguna duda o pregunta, estaremos encantados de responderte en la sección de comentarios. ¡Gracias!

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies para su correcto funcionamiento.   
Privacidad